📣LLAMADA A LA CORRESPONSABILIDAD. Una comunidad sensible hacia la promoción del BIENESTAR de NNA 👶🏻👦👧🏽

Hoy, 2 de noviembre, se celebra el Día Internacional contra la Violencia y el Acoso Escolar que este año se enfoca en los fuertes lazos entre la violencia escolar y la salud mental, bajo el lema «No hay lugar para el miedo: poner fin a la violencia escolar para mejorar la salud mental y el aprendizaje».

De acuerdo con los datos facilitados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), uno de cada tres estudiantes es víctima de acoso escolar. Si bien, el acoso escolar es una de las múltiples formas de violencia que sufren hoy en día niños, niñas y adolescentes (NNA), lamentablemente nos encontramos ante una violencia invisible. Los datos no reflejan más que la punta del iceberg, dado que las denuncias son mínimas y no hay un reconocimiento social de que ciertos actos se pueden considerar maltrato.

 

Al respecto y con el objetivo de garantizar el derecho de NNA a no sufrir violencia y a recibir buen trato, el 4 de junio de 2021 se aprobó la Ley Orgánica de Protección Integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia, incorporando diferentes ámbitos no contemplados en la legislación anterior (familiar, educativo, de intervención social, centros de protección, sanitario, deportivo y de ocio, digital y policial) y atendiendo a tres niveles de intervención (sensibilización, prevención y detección precoz). Concretamente en el ámbito educativo, se establece como medida la designación por parte de todos los centros educativos de una Figura Coordinadora de Bienestar y Protección, con la finalidad de garantizar los derechos fundamentales de la infancia y la adolescencia, asegurando su bienestar. Sin embargo, el desarrollo normativo en las diferentes comunidades autónomas es irregular y muchas veces insuficiente, pues tal y como refleja el Informe Coordinador/a de Bienestar y Protección: balance del primer año publicado hoy por la ONG Educo, no se ha instaurado correctamente en todos los centros educativos, sus funciones no están claras, falta formación, no está profesionalizada o no tienen horas liberadas ni incentivos, entre otras muchas carencias. 

Debido a esta situación, desde la Zona Oeste de Gijón en el curso 2021-2022 se impulsa la creación de una Red de Figuras de Bienestar y Protección de los centros educativos con el objetivo de generar espacios de encuentro, intercambio de experiencias y reflexión. Esta es una de las actuaciones enmarcadas en el Programa Trenzas, co-creado entre Fundación Educo, Mar de Niebla y otras seis entidades sociales y que busca contribuir a la mejora del bienestar de NNA en las comunidades educativas. A lo largo de las diferentes sesiones realizadas las personas Coordinadoras de Bienestar y Protección han ido definiendo un Decálogo y una Política de Protección y Buen Trato (PPBT) comunitaria para difundir entre la comunidad educativa de los diferentes centros y han diseñado un personaje amigable al que NNA podrán dirigirse para comunicar/denunciar cualquier situación de malestar y solicitar apoyo.

Además, recientemente la Red ha contado con la colaboración de Iñaki Alonso (experto internacional en Ayuda Humanitaria y especialista en Derechos de Infancia), quien nos hace reflexionar y traslada una serie de Recomendaciones.